Ex Pelotero Nicaragüense Constata Avances de Nuevo Estadio Nacional.

0 418
Managua, 24 ene (PL) El ex pelotero nicaragüense Dennis Martínez constató hoy, junto a las autoridades de la alcaldía de Managua, los avances constructivos del nuevo Estadio Nacional de Béisbol que llevará su nombre.

 

Durante un recorrido por la obra, el ex jugador tuvo palabras de gratitud para el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo por elegir su nombre para el nuevo parque beisbolero.

‘Ellos pensaron que me lo merecía, y que era un reconocimiento digno. Entonces yo lo acepto de todo corazón’, afirmó la gloria del deporte nicaragüense nacional, antes de añadir que el ‘día inaugural de este gran coloso va a ser impresionante’.

Por su parte, el secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, informó que las obras registran hasta el momento un 70 por ciento de terminación, pues ya se edificaron los graderíos y se trabaja en la instalación de los sistemas de agua potable, saneamiento, protección contra incendios y comunicación.

Estimó que las labores de acondicionamiento finalizarán en los próximos meses para que el público pueda disfrutar del principal proyecto deportivo de la historia de Nicaragua este mismo año.

‘El estadio ha sido diseñado para que sea una extraordinaria experiencia para el fanático del béisbol’, subrayó Moreno, al detallar que será una instalación muy moderna y contará con una pizarra electrónica o digital.

Según el funcionario, a finales de febrero se colocará la grama y en marzo el techo, lo que permitirá ver ‘en toda su dimensión esta importantísima obra’.

Ubicado cerca de la Universidad Nacional de Ingeniería, el nuevo coloso mantendrá el nombre del lanzador nicaragüense más laureado de la historia, ganador de un juego perfecto en 1991 dentro de las Grandes Ligas estadounidenses, al convertirse en el relevo del actual Estadio Nacional Denis Martínez.

Aunque esa emblemática instalación resistió los embates del terremoto de 1972 y fue reforzada hasta en tres ocasiones, deberá cerrar sus puertas tras 68 años de historia por razones de seguridad, pues su estructura difícilmente soportaría otro movimiento telúrico de gran intensidad, según los especialistas.

oda/abc