Será proclamada beata, la laica de Calabria, María Antonia Samà

0 132
Vivió durante más de 60 años inmovilizada en la cama con parálisis, invitando a todos a confiar en Dios en cada situación.

Vatican News

El Papa Francisco recibió ayer al Cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, autorizando al Dicasterio a promulgar los Decretos relativos a un nuevo Beato y 4 nuevos Venerables Siervos de Dios.

La nueva beata será María Antonia Samà, una laica de Calabria, nacida el 2 de marzo de 1875 en Sant’Andrea Jonio, en la provincia de Catanzaro. Golpeada de niña por una grave enfermedad, quedó paralizada, con las rodillas levantadas. Obligada a acostarse en esta posición tan incómoda, María Antonia vive todo con fe e invita a quienes la visitan a confiar siempre en Dios, en cualquier situación.

María Antonia Samà
María Antonia Samà

La gente del pueblo la llama “la monja de San Bruno”: vienen a ella para pedirle consejos y oraciones, vienen a encontrar paz y serenidad. Con ella rezan el Rosario tres veces al día. Murió a la edad de 78 años, el 27 de mayo de 1953, después de más de 60 años en cama ofreciendo todos sus sufrimientos al Señor.

Con el reconocimiento de las virtudes heroicas se convirtieron en Venerables Siervos de Dios: Eusebio Francesco Chini (llamado Kino), sacerdote profeso de la Compañía de Jesús; nacido el 10 de agosto de 1645 en Segno (Italia) y muerto en Magdalena (México) el 15 de marzo de 1711; Mariano Giuseppe de Ibargüengoitia y Zuloaga, sacerdote diocesano, cofundador del Instituto de los Siervos de Jesús; nacido el 8 de septiembre de 1815 en Bilbao (España) y muerto aquí el 31 de enero de 1888; María Félix Torres, fundadora de la Sociedad del Salvador; nacida el 25 de agosto de 1907 en Albelda (España) y fallecida en Madrid (España) el 12 de enero de 2001; Angiolino Bonetta, laico de la Asociación de Trabajadores Silenciosos de la Cruz; nacido el 18 de septiembre de 1948 en Cigole (Italia) y fallecido aquí el 28 de enero de 1963.