Covid19: 6,7 millones más de menores de 5 años con desnutrición aguda

0 56
Antes de la pandemia de COVID-19, 47 millones de niños sufrían de malnutrición aguda en 2019. Sin una acción urgente, podrían llegar a ser 54 millones en el transcurso del año. Debido al impacto socioeconómico de COVID-19, un aumento del 14,3% en los países de ingresos bajos y medios de malnutrición aguda provocaría más de 10.000 muertes infantiles más al mes. Datos que publica la UNICEF sobre los primeros meses de la pandemia y que indican una reducción general del 30% en la cobertura de los servicios nutricionales esenciales, a menudo vitales.

Beatrice Filibeck-Ciudad del Vaticano

Otros 6,7 millones de niños menores de cinco años podrían sufrir de malnutrición aguda -y, por tanto, estar peligrosamente desnutridos- en 2020 debido a las repercusiones socioeconómicas de la pandemia de COVID-19, advirtió hoy el UNICEF.  Según un análisis publicado en The Lancet, el 80% de esos niños procedería del África subsahariana y del Asia meridional. Más de la mitad de estos niños vendrían sólo del sur de Asia.

“Han pasado siete meses desde que se señalaron los primeros casos del COVID-19, y con la mayor claridad que  la pandemia está causando mayor daño a los niños por las repercusiones que por la propia enfermedad”, dijo la Directora General del UNICEF, Henrietta Fore. “La pobreza de las familias y los niveles de inseguridad alimentaria han aumentado. Se han interrumpido los servicios nutricionales esenciales y las cadenas de suministro. Los precios de los alimentos se han disparado. Como resultado, la calidad de la dieta de los niños ha disminuido y los niveles de malnutrición aumentarán.

“La malnutrición aguda es una forma de malnutrición que pone en peligro la vida y que hace que los niños estén demasiado delgados y débiles, con mayor riesgo de morir, o de crecer, desarrollarse y aprender de forma inadecuada. Según el UNICEF, incluso antes de la pandemia de COVID-19, había 47 millones de niños que sufrían de malnutrición aguda en 2019. Si no se adoptan medidas urgentes, el número mundial de estos niños podría llegar a casi 54 millones durante el año. Esto llevaría la malnutrición a niveles sin precedentes en este milenio”, dijo el Presidente de la Oficina del UNICEF en Italia, Francesco Samengo.

El análisis de The Lancet muestra que la prevalencia de la malnutrición aguda entre los niños menores de cinco años podría aumentar en un 14,3% en los países de ingresos bajos y medios este año, debido al impacto socioeconómico de COVID-19. Ese aumento de la malnutrición provocaría más de 10.000 muertes infantiles más al mes, de las cuales más del 50% se producirían en el África subsahariana.

El aumento estimado de la desnutrición aguda entre los niños es sólo la punta del iceberg, advierten los organismos de las Naciones Unidas.

Por el COVID-19 también aumentará otras formas de malnutrición en niños y mujeres, como el retraso del crecimiento, las deficiencias de micronutrientes, el sobrepeso y la obesidad, como resultado de dietas más deficientes y la interrupción de los servicios de nutrición. Los informes del UNICEF de los primeros meses de la pandemia indican una reducción general del 30% en la cobertura de los servicios nutricionales esenciales, a menudo vitales. En algunos países, estas interrupciones llegaron al 75-100% durante las medidas de cierre. Por ejemplo, en el Afganistán y Haití, el temor a las infecciones y la falta de equipo de protección para los trabajadores de la salud provocaron una disminución estimada del 40% y el 73% de las admisiones para el tratamiento de la malnutrición aguda grave en los niños, respectivamente. En Kenia, las admisiones cayeron un 40%. Más de 250 millones de niños en todo el mundo no están disfrutando de todos los beneficios de la suplementación de vitamina A debido a la pandemia.