2.000 millones de dólares para salvar a Yemen de la guerra y el coronavirus

0 42
El 2 de junio tendrá lugar la videoconferencia de donantes promovida por las Naciones Unidas y Arabia Saudita para recaudar fondos y ayudar a este país fuertemente golpeado a causa de la guerra y del coronavirus. Unicef lanza un llamamiento para no olvidar esta crisis.

Michele Raviart – Ciudad del Vaticano

Dos mil quinientos millones de dólares es el monto de los fondos que se asignarán para ayudar al Yemen, en guerra civil desde 2014 y ahora también afectado por el coronavirus. El objetivo de la conferencia de donantes, celebrada oficialmente por Arabia Saudita y las Naciones Unidas; que se celebrará mañana por videoconferencia, es tratar de reunir esta ayuda en lo que se ha convertido potencialmente, en la mayor operación humanitaria del mundo.

Sólo el 15% de los fondos recaudados

Se estima que al menos 12 millones de personas necesitan asistencia y el dinero recaudado a menudo no corresponde a lo que realmente se asigna. Este año, por ejemplo, la ONU había pedido más de 3.000 millones de dólares, pero hasta la semana pasada sólo había llegado el 15% de esa cantidad. Los problemas internos de los países donantes para hacer frente a la pandemia del Covid-19 y el colapso de los precios del petróleo ya han provocado el recorte de algunos programas humanitarios y amenazan con cerrar 30 de los 41 programas de la ONU.

El riesgo de una nueva Siria

“La epidemia de coronavirus se remonta a tres o cuatro meses atrás”, afirma Andrea Iacomini, portavoz de Unicef Italia, entrevistado por Vatican News, y en Yemen “medio millón de personas sufren de desnutrición severa”.

 

“Es un país donde 8.600 niños han sido asesinados y heridos y otros 3.000 reclutados. El problema es que cuando una emergencia humanitaria termina en el olvido de la comunidad internacional, es difícil contar la historia, y es difícil hacer llegar la ayuda. Esto es lo que ocurrió en los primeros años con la guerra en Siria y es el destino de esta guerra en el Yemen, que no es otra que la nueva Siria”, añade.

Una tasa de mortalidad muy alta

“Si no recaudamos los fondos necesarios y si no se hace algo más para hacer frente al virus, el Covid-19 podría hacer caer a Yemen”, explica, por su parte, Lise Grande, coordinadora humanitaria de la ONU para el país. Según los últimos datos, hay 323 infectados y 80 muertos. Por lo tanto, una tasa de letalidad extremadamente alta, lo que sugiere un número mucho mayor de casos. Los propios rebeldes de Houti, que también controlan la capital Sana’a, han reconocido por primera vez que el virus se ha propagado en algunas gobernaciones bajo su autoridad, aunque impugnan la validez de las pruebas proporcionadas por la Organización Mundial de la Salud y los datos gubernamentales internacionalmente reconocidos por el Presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi.

La mitad de los centros de salud están fuera de uso

“Nosotros, al igual que Unicef, hemos pedido 50 millones de dólares para financiar las respuestas, no sólo a las necesidades de un país en el que han sido bombardeados los centros de salud, escuelas, hospitales; sino también a las situaciones relacionadas con el Covid-19 que afecta a los niños y la comunidad”, asevera Iacomini.

La ayuda de Unicef

“Hace unos días, a través de un avión fletado que aterrizó en el aeropuerto de Sana’a, llegó una ayuda de salvamento para contener la propagación de esta enfermedad”, recuerda el portavoz de Unicef Italia.

“Estos suministros son equipo de protección personal, camisas, botas, máscaras y guantes. Son ayudas que también permitirán a los trabajadores de la salud, que trabajan las 24 horas del día, hacer frente de manera efectiva la propagación de esta pandemia. De hecho, recordamos que el Yemen ya había experimentado otros problemas contagiosos vinculados a otras enfermedades como el sarampión, que tratamos pero que tuvieron efectos devastadores en este país, además de la guerra”